Los 5 síntomas que te impiden escalar tu consulta privada

obstaculos-que-te-impiden-escalar-consulta

Es normal toparse con obstáculos que no te permiten avanzar al ritmo que te gustaría.

Estamos envueltos en una dinámica de día a día que nos va lastrando poco a poco y que deja poco tiempo para sentarnos y pensar en todo lo que queremos hacer… y cómo llevarlo a cabo.

Lo importante para comenzar a avanzar es saber en qué dirección quieres ir y detectar qué obstáculos te están impidiendo continuar para ponerle solución.

Los 5 obstáculos que te impiden escalar tu consulta privada

Existen 5 grandes obstáculos a los que debes prestar atención. Es probable que te suenen todos. Pero eso no significa que en tu caso te enfrentes a todos ellos. Quizás es uno. Tal vez dos o varios.

Aquí lo importante es ponerles una etiqueta. Identificarlos como si de los síntomas de una enfermedad se tratara.

Tenemos el diagnóstico: una consulta privada que no puedes o no sabes escalar sin que sea a costa de clonarte.

Ahora debemos identificar los síntomas que corroboran el diagnóstico. Esto te permitirá tomar conciencia e idear un tratamiento para avanzar hacia el cambio que quieres conseguir.

1. Careces de un sistema de venta fiable

Puedes que pienses que el boca a boca de toda la vida es un sistema de venta. Yo lo llamo el marketing de la esperanza. Funciona, no te voy a engañar, pero su puesta en marcha es lenta y sus resultados pueden tardar años en verse. ¿Cuántos pacientes privados llegan a tu consulta cada semana referidos por el boca a boca?

La realidad es que, de no ser por las aseguradoras, te pasarías buena parte de tu jornada esperando a que alguien llame para pedir una cita para tu consulta. Este es un problema muy grave que afecta no solo a los médicos con consulta propia, sino a más del 98% de los micronegocios de servicios en España.

2. Te sigues dirigiendo a toda la población

Puede que creas que eso es una ventaja competitiva porque en tu consulta puedes atender al abuelo, a la mamá y al niño. Pero la realidad es que así estás consiguiendo sonar como una opción más. Cuando el 99% de las consultas de tu especialidad se dirigen a la misma población, debes buscar una fórmula para desmarcarte que te permita pasar de ser una opción a ser la elección.

3. Ofreces tratamientos a medida

Quieres abarcarlo todo en tu especialidad. Y cada paciente que te llega tiene un problema de salud diferente para el que tienes que diseñar un tratamiento ad hoc. Esta forma de trabajar es un lastre para ti porque la tarifa que cobras no es acorde con el valor que aportas y el tiempo que inviertes en cada paciente.

Debes comprender que ser demasiado generalista y tener demasiados servicios de salud en cartera no te favorece. Al contrario. Te lleva al peor escenario posible para un negocio: vendes una hora de tu tiempo a cambio de una tarifa y te adaptas a lo que el paciente exige. Este es un modelo completamente improductivo. La única forma de escalar en un modelo así pasa por contratar a otros especialistas expertos en todo para poder atender a más pacientes. Y, desde luego, es un modelo de trabajo al que le va a costar mucho trabajo posicionarse en internet.

4. Trabajas para grandes compañías

Como no tienes un sistema propio, dependes de compañías de seguros para garantizarte un flujo mínimo de pacientes que acuden a tu consulta. Este sistema sería ideal de no ser porque te encuentras a merced de las condiciones que impongan (unilateralmente) las aseguradoras. Ellas dictan qué servicios cubren y cuáles no. Ellas dicen cuánto te van a cobrar por un paciente y cuándo. Ellas deciden si te van a pagar las visitas sucesivas de un paciente en las 4 semanas posteriores a la primera visita. Y todo esto te obliga a reducir tu calidad asistencial para poder dar los servicios que la aseguradora está dispuesta a cubrir y a atender a muchos pacientes en poco tiempo que las cifras te cuadren a fin de mes.

5. Resistencia al cambio

Tu miedo y resistencia al cambio hace que tomes malas decisiones o que no tomes ninguna y sigas instalado en la misma situación. Para transformar tu negocio, primero tienes que transformarte tú. Entender que para sortear los obstáculos que te he presentado debes cambiar la forma en que haces las cosas. Solo si te transformas a ti mismo vas a lograr los objetivos que quieres con tu consulta privada.

La falta de dinero y de tiempo NO son un obstáculo

En ocasiones me encuentro con sanitarios que me dicen que sus principales obstáculos para escalar sus consultas son la falta de dinero, de tiempo o de ambos.

La realidad es que la falta de dinero y tiempo son una consecuencia. No una causa.

Tu consulta no escala porque no puedes dedicarle más tiempo: falta de tiempo.

Como tu consulta no escala, no puedes facturar más: falta de dinero.

Si no cambias los 5 obstáculos reales que te impiden escalar tu consulta, nunca vas a conseguir facturar más. Por lo que el dinero y el tiempo siempre serán uno de tus problemas.

Estos son los cinco síntomas que te impiden escalar tu consulta privada de salud.

¿Cuáles son tus síntomas?

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad