Javi Vicente, Copywriter Médico

Javi Vicente Copywriter

Ese de la foto soy yo. Escribo textos que se leen y hacen que tus (potenciales) pacientes pidan cita. 

Y esto de abajo lo escribí un día de mayo de 2020...

... pero, como todo buen texto persuasivo, sigue tan vigente hoy como dentro de 10 años. 


El legado que le dejaré a mi hijo

Mañana Matías cumple 3 meses.

1 libre. 2 confinado. El tiempo pasa volado.

Y ayer, como estamos en fase 1 en mi ciudad (Gandía), pues fuimos a ver a su abuela.

Mi madre estaba que se deshacía en cariños. Y Matías no terminaba de sentirse a gusto. Quizá tenga el síndrome de la cueva, vete a saber.

El caso es que lo cogí en brazos para calmarlo dando paseos por el pasillo. Le encanta. Le canto canciones en tonos graves y se relaja hasta quedarse dormido.

Hubo un momento en que me quedé mirando una foto de mi padre en que está muy guapo. Y sentí que la historia se repetía. Que él me había dormido en sus brazos 40 años atrás y ahora se lo hacía yo a su nieto.

Supongo que lo verá desde donde quiera que esté. Y sonreirá.

"Yo también voy a hacer todo lo posible para que mi hijo sea feliz en la vida", le dije.

Él y mi madre lo hicieron todo para que mi hermana y yo tuviéramos la mejor vida. Nos dieron estudios, nos recomendaron que compráramos un piso y que buscáramos un trabajo seguro, a ser posible, en la administración pública.

Es lo que les funcionó. No digo que no funcione hoy. De hecho, a mi hermana le ha funcionado (es maestra). Y a mí me fue bien durante casi 10 años en los que fui investigador en la universidad.


Pero llegó la crisis.

Esta no. La que pensábamos que era la peor de nuestra historia. Y en 2013 vi que no era un camino que quisiera seguir explorando.

No había para renovar todos los contratos y había perdido la ilusión en la investigación. Así que me invitaron a irme. Y me marché.

Me sentí miserable durante mucho tiempo. 

Casi 5 años. Culpable incluso de que no me gustara cómo funciona la investigación en España y Europa. Como si dependiera de mí.

Aprendí a base de prueba y error que es mejor cambiar de aires cuando no tienes control sobre lo que no te gusta.

Eso es lo que le enseñaré a Matías. A ser responsable de sus propias decisiones. A probar sin miedo a errar. A ser libre abrazando la incertidumbre (ahí están las oportunidades) en lugar de buscar la falsa seguridad de un sueldo a fin de mes. A que la fortuna está en ser constante en realizar cosas sencillas cada día más que en dar con una idea genial. A crearse su propia fortuna, si lo desea, haciendo cada día lo que le haga ilusión hacer.



Para los que reconocen los síntomas de la desilusión en su día a día...

Los que sienten la losa de no poder ejercer como les gustaría...

Los que ven peligrar su futuro porque depende de las agendas ocultas de otros...

O los que están hartos de jornadas de 15 horas diarias a costa de ver crecer a sus hijos por las noches y en las libranzas...

Tengo esto:

>> La estrategia para atraer pacientes privados con tu web con consistencia.


No es un milagro. Ni una pastilla mágica. Es una estrategia. La misma que le enseñaré a mi hijo cuando llegue el momento.


Que tengas un gran día.


Javi "ilusión rima con vocación" Vicente.