Pastillitas azules del amor para tu consulta

A ver cómo consigo que superar los filtros de spam hoy…

Verás, no hay una línea clara que separe curar de mejorar.

La medicina casi siempre empieza salvando a las personas de caer por debajo de la norma. En cuanto a salud, esperanza de vida, pronóstico. Ya sabes.

Pero las mismas herramientas y conocimientos pueden usarse también para sobrepasar la norma.

Como ese medicamento que empezó su vida como un tratamiento para problemas de tensión arterial. Y que,  para deleite de Pfizer, resultó que también podía vencer la impotencia. Ya sabes, las pastillitas azules del amor.

La cosa es que ha permitido a millones de hombres recuperar su capacidad sexual normal. Pero muy pronto, hombres que en principio no tenían problemas de impotencia empezaron a consumirla para superar la norma y adquirir una potencia sexual de la que nunca habían disfrutado.


Lo mismo ocurre con la cirugía estética moderna. Esta disciplina comenzó su andadura en la I Guerra Mundial, cuando Harold Gillies empezó a tratar heridas faciales de soldados. Cuando acabo La Gran Guerra, los cirujanos descubrieron que las mismas técnicas podían también transformas narices sanas pero feas en algo hermoso. Aunque la cirugía estética sigue ayudando a enfermos y heridos, hay infinidad de personas sanas que cada año pasan por el quirófano para rejuvenecerse o embellecerse.


Tener una web como las que planteo a mis clientes también tiene la doble funcionalidad de las pirulas azules de la pasión o la cirugía plástica:

Si tu consulta está mutilada o hace tiempo que no levanta cabeza, puede ayudarte a remontarla.

Pero si tu consulta va bien, aplicarla puede llevarte a cotas de resultados difíciles de alcanzar por otros medios.

Para curar o mejorar tu consulta, es aquí:

https://copywritingmedico.com/ok-vsl-sqpc/

Un video sobre mi estrategia. Largo como una noche con pirulas azules. 26 minutos. Para ver mejor cuando tengas tiempo y un sitio donde tomar notas.

Que tengas un gran día.


Javi “para curar y mejorar” Vicente.

 

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad