El pacienciómetro

Somos de mecha corta.

Cada vez más.

Me explico:

Cada vez que consumimos algo delante de una pantalla, queremos que sea relevante para nosotros. Y no perdonamos una.

Abúrreme lo más mínimo…
…háblame de algo que no entiendo o…
… di lo mismo que ya están diciendo otros y que ya me sé… y paso.

Cierro tu ventana, o leo otro post, o elimino tu correo.

Sin piedad.

Es como si cada uno tuviéramos un pacienciómetro encima de la cabeza y se fuera agotando con cada cosa que no está depurada.

¿Que hago clic en un enlace y tarda en cargarse? -> paciencia agotada.

¿Que no vas al grano con lo que me quieres contar? -> paciencia agotada.

¿Que leerte es tan divertido como consultar una entrada de la Wikipedia? -> paciencia agotada.

Cada paciencia agotada es un paciente perdido. Alguien que se va. Y que es improbable que vuelva.

Y todo por no comunicar teniendo presente el concepto del pacienciómetro.

Esto lo aprendí de Steve Krug, un experto en usabilidad web y autor de un libro que ha envejecido muy bien y que se llama “No me hagas pensar”.

Es así. Haz pensar a tu lector en tu web o en tu mail y lo agotas. A él y a su paciencia. Y cuando ocurra, adiós.

Puede que tus páginas de servicio enganchen desde la primera palabra y estén escritas en un lenguaje que podría entender un chico de 14 años. Tal vez escribes correos que informan de tus servicios a la vez que entretienen. Y consigues que te lleguen pacientes privados todas las semanas por la red. En ese caso, tal vez no tenga sentido apuntarte a mi lista de espera:

>> Apúntate a la lista de espera de Javi Vicente
Es para que hablemos de cómo montar la estrategia más sencilla para atraer pacientes a tu consulta de manera regular. Con sus pacienciómetros a tope y deseando ponerse en tus manos.

Pero si ya estás conforme con el número de pacientes privados que acude a tu consulta, igual no lo necesitas.

Que tengas un gran día.


Javi “tus pacientes tienen pacienciómetro” Vicente.

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad